Logotipo del Inaem. Instituto de Artes Escénicas y de la Música del Ministerio de Educación Cultura y Deporte

Logo CND

Artifact Suite. William Forsythe

ARTIFACT SUITE. William Forsythe

Artifact Suite. William Forsythe

Coreografía: William Forsythe
Música: Parte I: J.S. Bach: Chacona, Partita nº.2 BWV 1004 en Do menor, interpretada por Nathan Milstein.
Parte II: Eva Crossman-Hecht, interpretada por Margot Kazimirska.
Escenografía, diseño de luces y diseño de vestuario: William Forsythe
Repetidores/puesta en escena: Agnes Noltenius, Maurice Causey
 
Estrenado por el Scottish National Ballet el 15 de septiembre en 2004.
Estrenado por la Compañía Nacional de Danza el 22 de abril de 2017 en Palacio de Festivales de Cantabria, Santander

Artifact Suite, es una versión condensada del ballet Artifact, de William Forsythe, enfocada en la parte puramente balística del ballet original.  Artifact Suite fue estrenada el 15 de septiembre de 2004 por el Scottish Ballet. Basado en las tres secciones del ballet original de 1984 –partes 1, 2 y 3 – el trabajo, con el transcurso del tiempo, ha adquirido vida propia como una obra abstracta que destila los principios y protocolos del ballet clásico para convertirlos en un hipnótico evento teatral.

El ballet abre con un glorioso doble pas de deux, enmarcado por 30 bailarines del cuerpo de baile, con la Chacona de Bach, Partita No.2 para solo de violín en do menor. Surgiendo inesperadamente de las filas simétricas de bailarines que se alinean a los lados y la parte trasera del escenario, dos parejas ejecutan una danza de impresionante belleza, llena  de extensiones off-balance e inesperados desplazamientos de peso.

Estos dramáticos pas de deux, elaboran y amplían de modo extraordinario las posiciones y planos formales del ballet; pero esta tradición – y nuestras expectativas – son abruptamente alteradas al bajarse repentinamente el telón en mitad de la escena, solo para elevarse de nuevo sobre una renovada visión de la belleza.

La segunda sección de Artifact Suite está acompañada por una pieza de piano interpretada por Eva Crossman-Hecht  y cuyas repetitivas y urgentes líneas sonoras subrayan la imagen del cuerpo de baile como una máquina compleja, casi marcial, con el ballet como herramienta de precisión. Se ofrece una demostración de espectáculo y tradición – el poder visual del conjunto homogéneo, bailarines principales, una música poderosa, un proscenio enmarcado – incluso cuando la misma obra cuestiona todo esto, desafiando la idea que tenemos de lo que el ballet puede llegar a ser.

(Roslyn Sulcas)