Semanas de Danza: final con grandes sentimientos

POR BARBARA STEINGIESSER

NEUSS. Aplauso y júbilo en una Stadthalle casi llena. El entusiasmo del público es mayúsculo cuando la madrileña “Compañía de Danza 2” pone con sus tres coreografías un espléndido broche final a los cinco espectáculos de las Semanas Internacionales de la Danza.

La CND 2 fue fundada por su director artístico Nacho Duato según el ejemplo del “Nederlands Dans Theater II” como tropa junior del ballet nacional español. Está adscrita al conservatorio y dedicada a preparar a jóvenes bailarines al más alto nivel para su carrera profesional. “Sólo quien conoce la añoranza…”: la coreografía de Duato “Without Words” basada en la transcripción de algunos lieder de Schubert para violonchelo de Mischa Maisky traduce la sustancia de melodías tales como “Mignon” o “Rosita del matorral” a un moderno lenguaje corporal situado entre ballet clásico y danza contemporánea. Nada hay aquí que distraiga de lo esencial, ni las cadencias del chelo que emulan la voz humana ni los trajes casi invisibles del color de la piel. Se trata de la pura emoción, de la esencial experiencia de vida y muerte, de atracción y repulsión, de magnetismo. Así, Duato muestra, por ejemplo, cómo mediante afinidad electiva una relación de pareja se amplía a formar un triángulo equilátero, para mantener por un tiempo el equilibrio en un pas de trois, hasta que uno de los tres bailarines queda rezagado a la sombra.

“Kol Nidre” cuenta la historia de la guerra. Los bailarines y bailarinas llevan los colores de ceniza, arena y fango, algunos sucumben a la agonía – un pas de deux se vuelve piedad –, otros son heridos y miran al final a través de una trinchera hacia el horizonte, que se tiñe de rojo sangre.

La factura de “Insected”, la obra de Tony Fabre, es más experimental. Con diez bailarines y bailarinas, construye en escena una jungla en cuyo suelo pulula un sinnúmero de lagartos, cigarras y escarabajos tornasolados, mientras danzan sobre el escenario unas figuras con altas tocas blancas, que parecen seres cruzados entre hormiga voladora y derviche. Es posible que el hormigueo y el picor que mortifican al protagonista lo conduzcan a la muda y a la liberación de sus demonios internos. Fantástico en sentido literal y figurado.

Nada distrae de lo esencial.

 


recorte de prensa en alemán